Extraído de “Sugarfree, libre con diabetes tipo 1“.

Ilustración de Camino Vidales.

Seguro que alguna vez te han contado una historia siniestra sobre determinada persona con diabetes que, tras comerse un “alimento prohibido” (pastel, polvorón, chocolate…) se puso tan enfermo que le dio un “coma diabético”. En ocasiones el infeliz protagonista de la historia ha fallecido y en otras ocasiones se ha quedado ciego o le han cortado los pies tras ingerir el pastel.

Pues bien, se trata de otro mito sobre diabetes.

Ninguna persona con diabetes del tipo que sea sufre un “coma diabético”, ni una cetoacidosis  ni ningún tipo de complicación aguda de la diabetes por comerse nada. Da igual que se tome un litro de leche condensada o media pastelería: TOMAR AZÚCAR JAMÁS PRODUCE UNA CETOACIDOSIS, DA IGUAL LA CANTIDAD QUE SE TOME.

Si tomas muchos hidratos de carbono y no te pones la insulina adecuada, subirá la glucosa. Es posible que tengas sed y muchas ganas de orinar. Si lo haces habitualmente, al cabo de los años pueden aparecer complicaciones de la diabetes. Pero seguro que éso no es algo que hagas habitualmente.

Por otra parte, teniendo diabetes tipo 1, puedes y debes comer lo que te guste, ajustando la dosis de insulina como te hayan explicado en la Educación de Diabetes. Los alimentos prohibidos no existen.

¿De dónde procede este mito?

Existe una complicación grave de la Diabetes tipo 1, la cetoacidosis, en que durante una primera fase la glucosa está elevada. Esta elevación de glucosa es una consecuencia de la cetoacidosis, pero no es la causa. En la cetoacidosis la glucosa en sangre se eleva porque no hay insulina disponible y nuestras células no pueden alimentarse. Las células piden auxilio y en respuesta, todas las reservas de glucosa se movilizan pero, al carecer de insulina, no pueden consumirse.

La cetoacidosis es una complicación grave que puede producir la muerte. La subida inexplicable de glucosa puede ser una pista de que estamos empezando con una cetoacidosis. La manera de saberlo es medirse los cuerpos cetónicos, a ser posible en sangre (os recomiendo el medidor Optium Xceed con tiras para cuerpos cetónicos).

Entonces, ¿qué pasa si me como algo con azúcar? ¿Podría tener una cetoacidosis por comer azúcar? Pues no, nunca.
Entender el concepto de cetoacidosis,  cómo se produce, cómo se diagnostica y cómo debes actuar para solucionarlo forma parte de la Educación Básica de Diabetes. Si no lo sabes, debes acudir a tu endocrinólogo para repetir la educación. Es importante porque tu vida depende de ello. La Educación de Diabetes te enseña a vivir libre sin miedos infundados (como el del coma diabético por comer azúcar) y a no arriesgar tu vida con otras acciones, aparentemente inofensivas, que sí que te pueden conducir a una cetoacidosis.

Resumiendo, comer mucho azúcar sube el azúcar en sangre pero jamás produce un “coma diabético” ni una cetoacidosis.

 

 

 

 

 

 

 

By Ángeles Vidales Miguélez

CLÍNICA NYEVA, NUTRICIÓN Y ENDOCRINOLOGÍA EN VALLADOLID