Antes de que empieces a leer piensa si lo que tienes es HIPOtiroidismo (TSH alta, T4 y T3 bajas) o HIPERtiroidismo (TSH baja, T4 y T3 altas).

Ilustración de Camino Vidales

Durante todo el embarazo, y especialmente durante el primer trimestre de gestación, es importante que los niveles de hormona tiroidea se mantengan en un rango óptimo.

Esto se debe a que el desarrollo de las neuronas del embrión depende directamente de hormona tiroidea, en concreto de la hormona T4L, que es la que atraviesa la placenta.

En una mujer sin problemas de tiroides, lo habitual es que durante el primer trimestre aumente de manera natural la producción de hormona tiroidea. La misma hormona que hace que el test de gestación sea positivo (la Beta-HCG) actúa sobre el tiroides, estimulándolo. De esta manera, en mujeres con tiroides sano podemos encontrar un hipertiroidismo fisiológico durante el inicio del embarazo.

En la mujer que ya desde antes de la gestación necesitaba un suplemento de hormona tiroidea, es probable que ese aumento de producción sea imposible, por más que su tiroides esté muy estimulado. Es por esto que durante la planificación de gestación y durante todo el embarazo es necesario hacer análisis frecuentes de la función tiroidea y, casi siempre, aumentar la dosis de hormona que toma la mujer.

En mujeres que antes de la gestación tenían un tiroides aparentemente sano, puede también suceder que no haya una respuesta apropiada al embarazo y que los niveles de hormona tiroidea no estén en el rango óptimo que precisa el bebé. En estas madres, una vez detectado el problema, hace falta iniciar una suplementación de hormona tiroidea que garantice el bienestar del feto.

DUDAS MÁS FRECUENTES

¿En qué consiste el tratamiento del hipotiroidismo?

El tratamiento consiste en tomar hormona tiroidea sintética. La hormona tiroidea viene en forma de pastilla.

Es una pequeña pastilla que debe tomarse veinte minutos antes del desayuno y separada de cualquier otra pastilla para facilitar su absorción. Los nombres comerciales en España son Eutirox, Levothroid y Dexnon.

La dosis debe ajustarse antes de la gestación y posteriormente de manera mensual o trimestral dependiendo de la situación particular de cada mujer.

 

¿Es seguro para el bebé el tratamiento con hormona tiroidea?

Sí, es seguro para el bebé y para la madre. La hormona tiroidea sintética es idéntica que la que produce el propio tiroides.

El tratamiento no sólo es seguro sino que es imprescindible. El feto se expone a serios riesgos para su desarrollo cuando no recibe suficiente hormona tiroidea.

 

Tengo hipotiroidismo y deseo quedarme embarazada. ¿Qué debería hacer?

Debes acudir a tu endocrino para que te haga un análisis de función tiroidea y aumente la dosis de Eutirox o Levothroid que estás tomando en función de tus necesidades.

No debes quedarte embarazada hasta que tus análisis muestren unos niveles de T4 en el rango alto de la normalidad y unos niveles de TSH por debajo de 2.5.

Tu endocrino te explicará las particularidades de tu caso personal.

 

Tengo hipotiroidismo y acabo de descubrir que estoy embarazada. Hace años que no me hago análisis y que tomo la misma medicación.

A todas las mujeres con hipotiroidismo en edad fértil se le dan instrucciones sobre cómo actuar en caso de gestación inesperada. Es probable que tu endocrino te haya dicho “en caso de gestación inesperada aumenta la dosis de eutirox en 50 ug” (esto depende de cada mujer y de la dosis que tomaba previamente).

Si no dispones de esas instrucciones, intenta que te vean en consulta tan pronto como sea posible. A la consulta deberías acudir con un análisis actual que incluya por lo menos TSH y T4. Sin embargo, el no disponer de un análisis reciente no es motivo para retrasar la consulta; tu endocrino te puede orientar en función de tu historia médica de modo que hagas el ajuste de dosis cuanto antes a la espera del resultado de los análisis.

 

Siempre he tenido análisis normales, pero ahora que estoy embarazada me sale mal el tiroides

Si siempre has tenido análisis normales es probable que tu tiroides no esté siendo capaz de aumentar  la producción hormonal tanto como para llegar a un nivel óptimo, pero seguramente se mantenga todavía dentro de un rango de seguridad.

Acude a tu endocrino cuanto antes. Si te resulta imposible conseguir una consulta rápida con el endocrino, es probable que tu Médico de Familia sepa orientarte para iniciar el tratamiento.

Por cierto, si lo que tienes es un discreto “hipertiroidismo” (TSH baja y T4 elevada), casi seguro que se trata de un análisis normal de una mujer joven embarazada.

 

¿Puedo tomar suplementos con yodo durante el embarazo si lo que tengo es hipotiroidismo?

Sí. El yodo optimiza la función tiroidea de la madre y del bebé en formación. Puedes y debes tomar el suplemento de yodo durante todo el embarazo y hasta el final de la lactancia.

(Si tu problema es un hipertiroidismo, es posible que no debas tomar yodo, debe aconsejarte un médico).

 

¿Qué riesgos tiene mi bebé por el problema de tiroides?

Lo más habitual es que el hipotiroidismo sea leve y que el tratamiento se haya iniciado dentro de un plazo razonable. En ese caso lo más seguro es que tu bebé nazca sin ningún problema.

Si el hipotiroidismo es severo o si lo que tienes es un hipertiroidismo franco, debes preguntar a tu endocrino sobre tu caso particular. El hipotiroidismo materno severo se relaciona con retraso en el desarrollo neurológico del feto.

 

¿Nacerá mi bebé con problemas de tiroides?

Probablemente no. Sin embargo a tu bebé se le harán análisis completos una vez que nazca para descartar cualquier problema.

 

¿Se ven en la ecografía las consecuencias que haya podido tener el hipotiroidismo sobre el bebé?

No. La ecografía ginecológica no permite detectar problemas asociados al hipotiroidismo materno, salvo cuando éste es muy severo.

 

¿Debería interrumpir la gestación por el problema de hipotiroidismo?

Únicamente en hipotiroidismos maternos muy severos y prolongados suele haber afectación intelectual del bebé. Dado que en población española se efectúan análisis tiroideos de rutina en todas las embarazadas, es prácticamente imposible que ése sea tu caso. Pregunta al Ginecólogo y al Endocrino sobre tu situación particular.

 

¿Qué pasará después del embarazo?

El embarazo es una situación de estrés para el tiroides y es habitual que el tiroides se deteriore durante la gestación. La llamada “depresión postparto” se producía tradicionalmente en mujeres cuyo tiroides se agotaba a lo largo del embarazo.

Si tú ya tenías hipotiroidismo antes de la gestación es probable que al finalizarla precises una dosis de hormona ligeramente superior a la que tomabas antes de quedarte embarazada, pero inferior a la que has necesitado durante la gestación.

Si el hipotiroidismo se ha diagnosticado durante la gestación, puede que no necesites suplementos después de dar a luz, aunque lo habitual es que persista cierto grado de déficit tiroideo y que también necesites tratamiento en tu próximo embarazo.

by Ángeles Vidales Miguélez

Médico Especialista en Endocrinología y Nutrición, col 474706421

Registro sanitario 47-C21-035