(Extraído de Sugarfree, Libre con Diabetes tipo 1, “vida afectiva y sexual con diabetes tipo 1”).

Ilustración de Camino Vidales.

Enamorarse es una de las experiencias más agradables de la vida. La etapa de incertidumbre, la pasión, la ternura y a veces el desengaño suponen un carrusel de sensaciones que forman parte de nuestro desarrollo como personas.

En las personas con diabetes el enamoramiento suele asociarse a descontrol metabólico, elevación de Hemoglobina Glicosilada y a veces algún ingreso hospitalario.

Una parte de esto se debe a la inexperiencia de un adolescente que repentinamente se zafa del control de sus padres y de las rutinas establecidas. El miedo a ser diferente conduce al muchacho  a llevar horarios de comida erráticos y omitir algunas dosis de insulina. Esta parte, el ingreso por cetoacidosis, debe ser evitada a toda costa. Una buena educación de diabetes puede evitarlo: No debes tomarte unas “vacaciones de la Diabetes“, pero si has decidido hacerlo, debes saber cómo (básicamente mantener SIEMPRE la dosis de insulina basal y tomar suficientes carbohidratos para evitar una hipoglucemia).

Otra parte, la que depende de las hormonas que se descontrolan en el proceso de enamoramiento, no puede evitarse.

¿Qué pasa cuando veo a la persona que me gusta? Pues que me sube el azúcar. ¿Y por qué me sube? Porque ha habido una liberación de adrenalina y cortisol, que son hormonas contrareguladoras que tienen ese efecto sobre la glucosa. ¿Debo ponerme insulina? NOOO!!!! La hiperglucemia por amor nunca se corrige con insulina. ¿Por qué? Porque en cuanto pase la emoción la glucosa volverá a su sitio, y si te has puesto insulina puedes tener una hipoglucemia. ¿Qué pasa entonces con mi Hemoglobina Glicosilada? Pues que sube. ¿Y qué hago para que no suba? Nada. No hay nada que puedas hacer. No puedes controlar tus sentimientos. Algo importante en Diabetes es asumir que no todo está bajo nuestro control.

Si el amor te dura todo el día y antes de una comida principal estás alto, puedes corregir en ese momento con insulina rápida. Pero no inmediatamente después de haber visto su mensaje de WatsApp en tu móvil. Si no estás seguro, no corrijas.

Si en vez de amor se trata de desamor y te pasas el día sumido en la desesperación, quizás puedas subir un 10-20% tu dosis de insulina basal: lo haces porque es una situación de estrés estable. Pero de nuevo puedes equivocarte porque ni siquiera el desamor produce un sentimiento estable.

Cuando acudas a una comida romántica, ponte la insulina correspondiente a lo que vas a comer (revísate el ajuste para comer fuera de casa, Sugarfree Básico step 14), pero si antes de la comida ves una cifra inesperadamente alta, no la corrijas:  Es posible que estés nervioso porque la persona te gusta y tú te juegas mucho en esa comida, no lo estropées con una hipoglucemia. Si la cifra alta es “por amor”, es posible que en poco rato, cuando estés relajado charlando, vuelva a bajar.

Si te vas a pasar la noche paseando o bailando, necesitas un aporte extra de hidratos de carbono: calcula una ración por cada hora.

Si vas a beber alcohol, mézclalo con una bebida azucarada y no tomes más de una bebida. La hipoglucemia por ejercicio, que es la que clásicamente aparece durante una salida nocturna, se caracteriza por desinhibición. Tu pareja no va a saber qué te pasa, incluso aunque le hayas explicado que tienes diabetes. Si a consecuencia de una hipoglucemia por ejercicio o por alcohol cambia tu carácter o te muestras sexualmente desinhibido, puedes terminar recibiendo un tortazo o haciendo algo que no estaba en tus planes.

No te quites la alerta médica que dice que tienes diabetes: la persona que está contigo todavía no te conoce y no sabes si permanecerá a tu lado en caso de que surja un problema; además, estás en la situación en la que es más habitual que surjan problemas.

Si has decidido tener relaciones sexuales recuerda que la diabetes no produce esterilidad al contrario de lo que algunas personas todavía piensan. La diabetes tipo 1 tampoco provoca impotencia. Tener diabetes no excluye que puedas contraer una enfermedad asociada al sexo, así que usa siempre un preservativo.

Por último, las relaciones sexuales por sí mismas no producen hipoglucemia, la hipoglucemia que a veces se ve, se debe a haber estado previamente caminando y bailando y, dado que los síntomas pueden confundirse con excitación sexual, debes asegurarte de que tienes suficiente reserva de hidratos de carbono para no perder el control sobre ti mismo.

Mídete antes. Si estás alto, no te corrijas (recuerda: puede ser una “hiperglucemia por amor”). Si estás bajo o justito y has estado caminando, tómate por lo menos una ración de absorción rápida.

Disfruta del amor, es bueno para ti y para la otra persona.

 

 

 

 

 

(Extraído de Sugarfree, Libre con Diabetes tipo 1, “vida afectiva y sexual con diabetes tipo 1”)

By Ángeles Vidales Miguélez

CLÍNICA NYEVA, NUTRICIÓN Y ENDOCRINOLOGÍA EN VALLADOLID

Registro sanitario 47-C21-035