Teléfono: 983 396 227 / 663 105 056

Localización: Ver Mapa

Oct 25

Prolactinoma

Si lo que tienes es la prolactina elevada, eso no significa que tengas un prolactinoma. Consulta aquí las causas más frecuentes de prolactina elevada.

El prolactinoma es un tumor benigno producido en las células de la hipófisis. La hipófisis es la “glándula jefe”, que regula el funcionamiento de todas las demás glándulas y que se encuentra en la cabeza. La hipófisis está unida al tejido cerebral pero no es propiamente una parte del cerebro. Eso significa que un tumor en la hipófisis no es un “tumor cerebral”. Insisto en que se trata de un tumor benigno y por lo tanto no da metástasis y, con un seguimiento adecuado, no tiene por qué suponer una merma en el pronóstico y la calidad de vida.

La prolactina es la hormona que estimula la producción de leche durante la lactancia. También se ha sugerido que puede tener influencia en el vínculo psicológico entre la madre y el recién nacido.

DIAGNÓSTICO DEL PROLACTINOMA

El diagnóstico de confirmación del prolactinoma debe hacerse con una resonancia nuclear magnética de la hipófisis (RMN hipófisis). Una radiografía de la cabeza ó un scanner (TAC) no suelen ser suficiente para sospechar un prolactinoma y mucho menos para diagnosticarlo.

Cuando el prolactinoma mide menos de 10 mm decimos que es un “microprolactinoma” y cuando mide más, es un “macroprolactinoma”.

SÍNTOMAS DEL PROLACTINOMA

El prolactinoma supone varios problemas:

SÍNTOMAS POR INTERFERENCIA CON OTRAS HORMONAS

La prolactina suprime la actividad de los ovarios, ya es una hormona segregada de manera natural durante la lactancia. Uno de los primeros síntomas es que la mujer deja de tener reglas (amenorrea). Si la mujer está tomando anticonceptivos este síntoma no aparece porque los anticonceptivos simulan el ciclo del ovario.

Si el afectado es un hombre es obvio que no va a aparecer el síntoma de no tener reglas. En el hombre los síntomas hormonales son más sutiles: pérdida del deseo sexual, disfunción eréctil…

Como consecuencia de la interferencia con las hormonas sexuales, el prolactinoma no tratado produce esterilidad.

PRODUCCIÓN DE LECHE

La producción de leche (galactorréa) es más aparente en la mujer, y no suele ir más allá de alguna mancha en el sujetador. En hombres este síntoma es excepcional ya que carecen de tejido producrtor de leche en cantidad suficiente para que responda al estímulo de la prolactina.

DOLOR DE CABEZA

El dolor de cabeza puede estar en relación a la presión que el tumor genera dentro de la cabeza, pero parece ser que la propia prolactina puede producir la sensación de mareo. Esto es evidente porque la cefalea es uno de los primeros síntomas en desaparecer con tratamiento aunque el tumor todavía no haya reducido su tamaño.

ALTERACIONES VISUALES

Sucede cuando el prolactinoma, al crecer, comprime los nervios ópticos. Es un síntoma excepcional y se ve con más frecuencia en varones en los que el diagnóstico suele retrasarse porque no tienen el aviso de la desaparición de la regla.

AFECTACIÓN DE OTROS SISTEMAS HORMONALES

Además de células productoras de prolactina, en la hipófisis hay células que regulan el funcionamiento del tiroides, las gónadas y las glándulas suprarenales, entre otros. El crecimiento de las células productoras de prolactina puede comprimir y dañar a los otros grupos de células. Esta situación se ve con poca frecuencia en la práctica clínica diaria.

TRATAMIENTO DEL PROLACTINOMA

El tratamiento de primera elección en el prolactinoma es con medicamentos. Aunque existen diferentes protocolos, en mi opinión el más eficaz y que debe utilizarse como primera opción es la cabergolina (dostinex), que además ofrece la comodidad de poder tomarse en dos dosis semanales.

Otra opción es la bromocriptina (parlodel) que casi siempre requiere tres dosis diarias.

El tratamiento debe ser supervisado por un endocrinólogo y es preciso hacer cambios en caso de deseo de gestación. Como norma general, si tienes un prolactinoma no debes quedarte embarazada hasta que tu endocrino te haya indicado que es un buen momento; esto es porque es habitual que el prolactinoma aumente de tamaño durante el embarazo.

La cirugía y la radioterapia pocas veces son necesarias. En otros tumores de la hipófisis (enfermedad de Cushing, acromegalia…) la cirugía es el tratamiento de primera elección, pero no en el prolactinoma, ya que en el prolactinoma casi siempre es suficiente con los medicamentos. La cirugía se plantea cuando el tumor es muy grande, y debe ser realizada por un neurocirujano experto y en un centro de referencia. Cuando el tumor no responde al tratamiento hormonal y además se ha extendido a los senos cavernosos, puede ser necesaria la radioterapia.

 

PRONÓSTICO DEL PROLACTINOMA

El prolactinoma es un tumor benigno. Por tanto, no hay motivos para que afecte al pronóstico de vida.

En referencia a la fertilidad, si eres un varón y el diagnóstico es precoz, es posible que la fertilidad se regenere rápidamente. Si el diagnóstico se ha demorado y ha habido afectación de los testículos por falta de estimulación hormonal, es posible que se necesite un tratamiento más complejo y prolongado.

Si eres una mujer, no debes quedarte embarazada hasta que el prolactinoma esté completamente controlado. Esto es porque es habitual que el prolactinoma crezca durante la gestación. Si el embarazo ha sido no planificado, debes acudir cuanto antes a tu endocrino para reajustar la medicación y valorar el riesgo que ese embarazo puede suponer para ti.

Una vez controlado el prolactinoma, la mayoría de las mujeres pueden conseguir una gestación y tener un embarazo normal.

Respecto a la “curación” ó “desaparición” del prolactinoma, hay que recordar que, excluyendo las enfermedades infecciosas, muy pocas enfermedades “se curan”. Un prolactinoma supone la necesidad de supervisión médica a largo plazo, en la mayoría de los casos de por vida. Si eres una persona joven es posible que el prolactinoma sea el primer problema de salud al que te enfrentas por lo que no poder “solucionarlo” a corto plazo supone un fuerte golpe emocional. Sin embargo, lo mismo sucede con otros problemas como la hipertensión, las migrañas… Son situaciones que también requieren seguimiento médico pero que a menudo no generan sensación de enfermedad.

by Ángeles Vidales Miguélez

CLÍNICA NYEVA-NUTRICIÓN Y ENDOCRINOLOGÍA EN VALLADOLID

Comments (4)

Add a comment
  1. April 12, 2015

    Buenas noches; tengo un prolactinoma y estoy en tratamiento. Mi duda es respecto a la causa, ¿qué lo genera?
    Tengo 25 años y una vida bastante sana, nadie en la familia tiene esto, lo cual me genera mucha intriga. Porque si no es algo genético puede ser algo que uno provocó de alguna forma indirecta.

    Muchas gracias.

    Reply
    • April 18, 2015

      Hola Paula:

      No se conoce cuál es la causa del prolactinoma. Hay una predisposición genética pero eso no quiere decir que necesariamente deba tenerlo alguien más en tu familia puesto que puede que la mutación sólo se haya producido en tu material genético.

      Existen multitud de medicamentos y situaciones que suben la prolactina (antidepresivos, estrés, anticonceptivos, etc) pero no que produzcan prolactinoma.
      Me gustaría darte más información, pero no se sabe mucho actualmente sobre las causas exactas de los prolactinomas.

      Tienes 25 años y la suerte es que ya tienes hecho el diagnóstico, con lo cual estás con un tratamiento que evitará que el prolacinoma crezca y genere problemas.

      Un abrazo;

      Ángeles

      Reply
  2. May 25, 2018

    Hola buenas tardes, que consideraciones se tendrian que tomar en cuenta si quiero empezar a realizar actividad fisica, especificamente en el gimnasio. Prolactinoma ya controlado por medio de medicamentos.
    Y de igual manera, que consideraciones tendria que tomar en el area de la nutricion con esta condicion?

    Muchas gracias

    Reply
    • May 26, 2018

      Hola Nestor:

      Lo que me preguntas, depende de cómo estuviera la situación hormonal en el momento del diagnóstico.

      En ocasiones el prolactinoma afecta a los niveles de testosterona, que con el tratamiento se normalizan, pero en ese caso podría haberse producido un déficit de masa muscular y podrías necesitar entrenamiento progresivo para recuperar la forma física. En este caso todo depende de si eres una persona ya acostumbrada al ejercicio; si no lo eres, siempre viene bien un entrenador personal que valore tus fortalezas y debilidades y que adapte el ejercicio para ti.

      Respecto a la nutrición, comida normal, con hidratos de carbono en todas las tomas (es de lo que se alimenta el músculo) y con cantidad suficiente de proteínas (es con lo que se forma el nuevo músculo). De proteínas es suficiente con 1 mg por Kg de peso, pero depende de tu composición corporal (kilos de músculo y grasa que tienes) y de otros factores.

      Esto es lo que te puedo recomendar, a grandes rasgos, sin conocer tu caso.

      Un saludo;

      Ángeles

      Reply

Add a comment