Teléfono: 983 396 227 / 663 105 056

Localización: Ver Mapa

Dec 27

Infección por VIH y enfermedades endocrinológicas.

La infección por VIH afecta a personas de todas las edades y condiciones sociales.
La investigación farmacéutica ha permitido que en la última década la infección por VIH pase de ser una enfermedad mortal a convertirse en una dolencia crónica.
Si te han dicho que tienes VIH debes saber que, tomando la medicación de manera correcta, tu pronóstico de vida puede ser el mismo que el del resto de la población.
El inicio del tratamiento no siempre es inmediato; hay personas que pueden vivir bien muchos años sin tomar antirretrovirales. Tampoco es una urgencia en la mayoría de los casos, ya que lo más importante antes de empezar a tomar pastillas para el VIH es garantizar que la persona las seguirá tomando de manera regular. Omitir dosis, olvidar alguna pastilla de vez en cuando o hacer “descansos” en el tratamiento se relaciona con la aparición de resistencias al virus, lo cual puede dificultar tus opciones de tratamiento en el futuro.
Dado que tanto la propia infección por VIH como los tratamientos requeridos para su control pueden producir alteraciones en el sistema hormonal del paciente, las personas con VIH precisan a menudo la valoración y seguimiento del endocrino.

INFECCIÓN POR VIH Y DIABETES TIPO 2

Algunos medicamentos que se utilizan para el tratamiento del VIH producen “resistencia a insulina”. Eso significa que la insulina que produce nuestro páncreas funciona peor. A medio plazo, es posible que los niveles de azúcar aumenten o que llegue a aparecer una diabetes tipo 2.

En la persona con VIH es conveniente monitorizar el metabolismo de la glucosa (medida de glucosa, insulina basal y hemoglobina glicosilada). En caso de duda, es recomendable realizar un estudio con sobrecarga de glucosa.

El tratamiento preventivo y dietético de la diabetes tipo 2 es el mismo que para la población general. El tratamiento con pastillas ó con insulina debe adaptarse, ya que las causas de la diabetes son diferentes y porque algunos tratamientos para diabetes tipo 2 también interfieren con los antirretrovirales.

INFECCIÓN POR VIH Y LIPOATROFIA / LIPODISTROFIA

Se trata de una complicación que afortunadamente cada vez se ve con menor frecuencia.

En parte el problema está causado porque el propio virus destruye las células del tejido adiposo causando alteración en la imagen facial del individuo y haciendo que las venas parezcan sobresalientes, no porque lo estén, sino porque no hay grasa en la zona.

La lipoatrofia tiene también un componente de resistencia a insulina y mejora ó se frena con medicamentos destinados a mejorar la sensibilidad a insulina.

INFECCIÓN POR VIH Y ELEVACIÓN DE COLESTEROL

De nuevo los antirretrovirales son a menudo los responsables de la elevación del colesterol en personas que toman tratamiento para el VIH.

Esta es una de las cuestiones más delicadas ya que muchos de los medicamentos que se utilizan para normalizar el colesterol, especialmente las estatinas (tratamiento que a menudo es de primera elección) interfieren con los antirretrovirales, de modo que hay estatinas que no pueden tomarse y otras que precisan ajuste de dosis.

Un problema es que algunas personas con VIH ocultan el diagnóstico a su endocrino pensando que no tiene mayor importancia, ya que están acudiendo a una consulta para el colesterol. Siempre que acudas al endocrino ó a cualquier médico debes aportar un listado de los medicamentos que tomas para evitar interacciones peligrosas con la nueva medicación prescrita y para evitar que te receten algo similar a lo que otro médico ya te había recetado.

Centrándonos en el tratamiento del colesterol, hay estatinas como la pitavastatina ó la pravastatina que pueden utilizarse con seguridad y a dosis estándar con la mayoría de antirretrovirales. Otros, como la simvastatina y lovastatina no deben utilizarse. En el caso de la atorvastatina, en algunos casos puede utilizarse bajando la dosis y en otros está contraindicada.

INFECCIÓN POR VIH E HIPOTIROIDISMO

La incidencia de hipotiroidismo es la misma en personas con VIH que en población general. El tratamiento con eutirox debe ajustarse en función del resultado de los análisis, igual que en el resto de pacientes.

INFECCIÓN POR VIH Y ENFERMEDAD DE CUSHING

La enfermedad de Cushing iatrogénica se produce cuando a consecuencia de la ingesta de un medicamento hay un exceso de corticoides en el organismo. En personas con VIH lo vemos con relativa frecuencia cuando se les prescriben corticoides en forma de inhalador ó de pastillas para tratar procesos respiratorios o alérgicos. Algunos medicamentos entre los que destaca el ritonavir (norvir), aumentan los niveles de corticoide en el organismo porque interfieren con su eliminación.

Entre los síntomas de exceso de corticoide destaca la cara redondeada y roja, la fragilidad de la piel y el exceso de acúmulo de grasa en el abdomen, así como hipertensión y dolor de cabeza.

Una vez diagnosticado, el problema no se resuelve suspendiendo los corticoides, ya que puede haberse producido una insuficiencia suprarenal (que el exceso de corticoides haya atrofiado a las glándulas responsables de producirlo en el organismo).

La enfermedad de Cushing iatrogénica en una persona con VIH precisa valoración y seguimiento por un especialista.

INFECCIÓN POR VIH Y ENFERMEDADES AUTOINMUNES

En la infección por VIH y en el contexto de un síndrome de reconstitución es habitual que aparezca hipertiridismo. Puede igualmente debutar una diabetes tipo 1, si bien la incidencia es baja.

El síndrome de reconstitución se produce en una persona que pasa de tener su sistema inmunológico muy deteriorado a mejorarlo rápidamente. Cuando, partiendo de una situación mala empezamos con un tratamiento que sube las defensas, estas defensas pueden excederse y generar un problema, tanto por el ataque intensivo a hongos ó virus que hasta el momento no habían causado daños (se produce una reacción inflamatoria por el propio sistema inmunológico y no por la infección) como por el debut de una enfermedad autoinmune (hipertiroidismo y diabetes tipo 1 entre otras).

Dado que el Síndrome de Reconstitución es un problema conocido, tu médico aplicará los tratamientos preventivos necesarios (antibiótico y corticoide en algunos casos antes de proceder a empezar los antiretrovirales) y sabrá diagnosticar y tratar precozmente un síndrome de reconstitución autoinmune.

Hipertiroidismo autoinmune en el contexto de síndrome de reconstitución en personas con VIH

Los síntomas de hipertiroidismo son rápida pérdida de peso, palpitaciones, diarrea y sensación de calor. Si tienes estos síntomas y acabas de iniciar tratamiento para el VIH debes acudir a tu médico.

En la mayoría de los casos el hipertiroidismo en el contexto de un síndrome de reconstitución es autolimitado, no suele precisar la interrupción del tratamiento antiretroviral y no suele relacionarse con nuevos brotes a largo plazo.

Debut de diabetes tipo 1 en el contexto de síndrome de reconstitución en personas con VIH

La diabetes tipo 1 se presenta cuando las células productoras de insulina del páncreas son atacadas por nuestro propio sistema inmunológico y es una de las complicaciones más serias de un síndrome de reconstitución. Algunas personas infectadas por VIH presentan un debut de diabetes tipo 1 no sólo al iniciar tratamiento antirretroviral, sino al recuperarse de alguna otra patología grave, puesto que el proceso de recuperación conlleva una mejoría del sistema inmunológico.

El debut de una diabetes tipo 1 precisa valoración y tratamiento urgente por un endocrino.

En la gran mayoría de los casos hay indicación de suspender el tratamiento antirretroviral puesto que en ocasiones, al hacerlo, se frena el ataque autoinmune. Las células eliminadas no se regeneran aunque se frene el ataque y lo habitual es que cuando aparecen síntomas de diabetes ya se haya destruído más de la mitad de la masa de células beta del páncreas. No obstante, conservar una pequeña reserva pancreática puede facilitar el manejo de la diabetes tipo 1 en el futuro.

by Ángeles Vidales Miguélez

CLÍNICA NYEVA-NUTRICIÓN Y ENDOCRINOLOGÍA EN VALLADOLID

 

Comments (4)

Add a comment
  1. December 29, 2014

    Buenas, doctora.
    Yo tomo atripla, alipza y januvia. Tengo 38 años.
    Agradecería su opinión.

    Reply
    • December 29, 2014

      El atripla es efavirez, emtricitabina, tenofovir.

      Al menos dos de esos medicamentos pueden interferir con el januvia (sitagliptina) aunque en este caso no se considera una interferencia grave. Un medicamento equivalente al januvia y que casi nunca tiene interferencias con el atripla es la vildagliptina (galvus, jalra ó xiliarx).

      El alipza (pitavastatina) no interfiere con los medicamentos que tomas.

      No obstante, acude a tu médico de Medicina Interna ó de Endocrinología para que te ajuste el tratamiento.

      Un saludo;

      Ángeles

      Reply
  2. June 13, 2015

    yo estoy tomando truvada 300 mg y atazanavirvir 300 mg y retonavir 100 mg ahora estoy con problemas de tiroides tengo que operarme por los nodulos que tengo por precuccion de cancer….que me aconseja que le comnique a mi medico cirujano de cabeza y cuello gracias….espero su respuesta

    Reply
    • June 14, 2015

      Hola Alma:

      Es importante que los antiretrovirales no se suspendan con motivo de la cirugía y en el caso poco probable de que el anestesista considerara necesario suspenderlos, es preferible dejar las tres pastillas a la vez y retomarlas a la vez para reducir la posible aparición de resistencias.

      Los antiretrovirales aumentan muy levemente el riesgo de que aparezca una trombosis durante el reposo posterior a la cirugía. Para evitarlo te permitirán levantarte y caminar enseguida; es posible que también te pongan medicación anticoagulante.

      Una vez que te hayas operado del tiroides, vas a necesitar tratamiento con hormona tiroidea toda la vida. En principio el metabolismo de la hormona tiroidea es por desyodación y no debería interferir con los antiretrovirales. La levotiroxina (el nombre comercial más habitual es “eutirox”) debe tomarse en ayunas porque su absorción es mala en presencia de comida ó de otros medicamentos.

      Muchos ánimos para la cirugía, ya sabes que lo más probable es que los nódulos sean benignos.

      Un abrazo;

      Ángeles

      Reply

Add a comment