Teléfono: 983 396 227 / 663 105 056

Localización: Ver Mapa

Jun 13

Ajuste de Insulina durante el embarazo en la Mujer con Diabetes tipo 1


Extraído de Sugarfree, Libre con Diabetes tipo 1

CAMBIO DE TIPO DE INSULINA

Durante el embarazo es recomendable utilizar insulina NPH como basal (los nombre comerciales en España son Humulina NPH Kwik Pen ó Insulatard NPH Flexpen).

Si bien tanto la insulina Lantus como la insulina Levemir han sido utilizadas con éxito durante la gestación, a día de hoy existe poca experiencia sobre el efecto de estas insulinas en la salud del bebé a largo plazo.

En mi opinión es necesario cambiar a NPH meses antes de la gestación y aprender las particularidades de su manejo. La NPH es una insulina basal inestable, que destaca por tener un pico de acción a las 4 horas de ponérsela y que precisa dos ó tres dosis diarias. La ventaja en el embarazo es que tenemos casi 80 años de experiencia con ella y se sabe que no hace daño al bebé.

Si el embarazo te ha pillado por sorpresa y estabas utilizando Lantus ó Levemir, tu endocrino valorará contigo la conveniencia de hacer el cambio.

A veces, en estos casos, es preferible asumir el pequeño riesgo de mantener un análogo basal durante la gestación y no el gran riesgo de que la glucosa se descompense por no saber hacer los ajustes de NPH: el inicio de la gestación no es el mejor momento para hacer experimentos con cambios de insulina.

PASO A DIETA CERRADA

Dado que la gestación produce cambios rápidos en la sensibilidad a insulina, una manera de mantener controlado al menos uno de los factores es que la dieta sea cerrada en hidratos de carbono. (Éste es un concepto de Educación Básica. Significa que el número de raciones de hidratos de carbono es estable en cada comida, por ejemplo 5R-3R-6R-3R-6R-2R).

La dieta cerrada en gestación es útil tanto en tratamiento con infusor de insulina como en tratamiento con insulina pinchada.

 

PRIMER TRIMESTRE

En el primer trimestre de gestación sube muchísimo la sensibilidad a insulina. No sólo eso, sino que en las mujeres embarazadas sin diabetes, las glucemias tienden a estar por debajo de lo normal. Algunas chicas con DM1 descubren que están embarazadas porque comienzan a tener hipoglucemias.

Debes estar pendiente y reducir entre un 10 y un 20% tu dosis de rápida, así como hacer cambios frecuentes como has aprendido en el “ajuste basal-bolus para dieta cerrada” (Sugarfree básico step 6).

Durante el primer trimestre no aumenta la necesidad de calorías.

Debes evitar periodos de ayuno de más de 4 horas durante el día y de más de 8 horas durante la noche; esto se debe a que durante el embarazo hay mayor riesgo de cetosis por ayuno. Te recomendamos también que midas los cuerpos cetónicos en sangre antes de desayunar, por lo menos una vez cada 3 días. Si estuvieran discretamente elevados, debes aumentar la ingesta de la noche ó incluso madrugar un poco para reducir el periodo de ayunas nocturno.

En esta etapa deberías ganar entre uno y dos kilos como máximo.

 

SEGUNDO TRIMESTRE

En esta etapa se estabiliza la sensibilidad a insulina, o puede comenzar a disminuir.

La necesidad de calorías aumenta. La recomendación es que subas entre 1 y 2 raciones la dieta cerrada en las comidas principales. Aunque la dieta sigue siendo cerrada, debes hacer el ajuste de dosis teniendo en cuenta el ICR (Sugarfree Básico step 13).

 

TERCER TRIMESTRE

Sube mucho la resistencia a insulina. Debes hacer ajustes diarios en la pauta para dieta cerrada. Es posible que al final de la gestación hayas tenido que duplicar tu dosis habitual de insulina.

 

DURANTE EL PARTO Ó CESÁREA

Tu endocrino elavorará una pauta de perfusión de insulina intravenosa adecuada al parto ó te dará por escrito el ajuste que debes hacer tú misma si llevas un infusor de insulina.

A grandes rasgos, debe mantenerse el mismo número de UI/hora (unidades de insulina por hora, se tiene en cuenta tanto la rápida como la lenta ó la dosis total si estás con bomba) durante el parto, pero, tan pronto como se ha extraído el bebé y la placenta, la sensibilidad a insulina se duplica por lo que la perfusión debe reducirse a la mitad.

Una vez que ha nacido tu bebé, puedes regresar a los análogos basales (Lantus ó Levemir) a la misma dosis previa a la gestación. También el ICR y el FS deberían ser similares a los que tenías antes de quedarte embarazada; te recomendamos mantener una dieta cerrada durante la primera semana para hacer un reajuste de dosis; algunas mujeres precisan una dosis de insulina ligeramente superior porque han ganado peso durante el embarazo.

 

LACTANCIA

La leche, como sabes, es rica en hidratos de carbono. Si das de mamar a tu bebé, tu cuerpo formará leche nueva a expensas de tus reservas de hidratos. Mídete la glucosa antes y después de dar el pecho, es posible que necesites tomarte entre media y una ración de hidratos de absorción rápida antes de cada toma; esto varía de unas mujeres a otras.

NOTA IMPORTANTE: La información aquí proporcionada es muy general, puede haber grandes variaciones de una mujer a otra. El embarazo en una mujer con diabetes tipo 1 es una situación de riesgo para la madre y el bebé en que debes acudir siempre a un endocrino para que elabore una pauta personalizada para ti.

Sugarfree, Libre con Diabetes tipo 1

 

 

 

 

 

By Ángeles Vidales Miguélez

CLÍNICA NYEVA, NUTRICIÓN Y ENDOCRINOLOGÍA EN VALLADOLID

No comments yet.

Add a comment